Soy Zen

¿La felicidad es una decisión?… Desmitificando la idea de control total sobre nuestras emociones

La idea de que la felicidad es simplemente una decisión que tomamos en nuestro día a día ha sido popularizada en la cultura de forma reciente y en los libros de autoayuda. Sin embargo, la realidad es que la felicidad es mucho más compleja y no puede reducirse simplemente a una elección consciente. Existen factores fisiológicos, psicológicos y externos que influyen en nuestra capacidad para experimentar la felicidad.

Desde el punto de vista fisiológico, la felicidad es una emoción compleja que involucra la liberación de neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la oxitocina en nuestro cerebro. Estas sustancias químicas juegan un papel clave en regular nuestro estado de ánimo y nuestra sensación de bienestar. Aunque ciertas acciones y pensamientos pueden influir en la producción de estas sustancias, no podemos ejercer un control total sobre su liberación.

Entonces, si la felicidad no es simplemente una decisión que tomamos, ¿Qué podemos hacer para fomentarla en nuestras vidas? Aunque no podemos controlar directamente nuestra felicidad, podemos adoptar ciertas prácticas y hábitos que han demostrado aumentar nuestras emociones agradables. Entre ellas se encuentran:

1. Practicar la gratitud

Tomar unos minutos cada día para reflexionar sobre las cosas por las que estamos agradecidos y celebrar las que hemos logrado. Esto puede cambiar nuestra perspectiva y aumentar nuestra sensación de bienestar.

2. Cuidar nuestro cuerpo

La alimentación saludable, el ejercicio regular y el descanso adecuado son fundamentales para mantener un equilibrio físico que influye en nuestra salud mental.

3. Cultivar relaciones positivas

Pasar tiempo con amigos y seres queridos, expresar afecto y apoyo mutuo, contribuye a nuestro sentido de conexión y pertenencia, los cuales son elementos clave para la felicidad.

En resumen, aunque la felicidad no puede reducirse a una simple decisión, podemos influir en nuestra capacidad para experimentar emociones positivas a través de prácticas y hábitos que fomenten nuestro bienestar emocional y físico.

Para aquellos que atraviesan momentos de tristeza y no logran sentir la dicha que anhelan, es importante recordar que está bien no estar bien todo el tiempo. La felicidad no es una meta estática por alcanzar, es un viaje lleno de altibajos y aprendizajes.

A veces, la felicidad puede parecer esquiva o difícil de alcanzar, pero incluso en los momentos más oscuros, hay destellos de luz y esperanza.

Te recomendamos buscar refugio en tus seres queridos y en profesionales de la salud mental. Cultiva la paciencia y la autocompasión,, y recuerda que mereces sentirte bien contigo mismo.

Postdata:

Cada uno de nosotros escribe una historia única, con capítulos de alegrías y tristezas que se entrelazan para formar la maravillosa complejidad de la vida. La felicidad no es un estado permanente, sino momentos fugaces que se construyen y se acumulan día a día, como gotas de rocío en una mañana de primavera. Aunque nuestras historias sean diferentes, siempre hay espacio para encontrar la belleza y la dicha en los pequeños detalles y momentos de nuestra existencia.

Recuerda que, a pesar de las adversidades y los desafíos, siempre existe la posibilidad de hallar la felicidad, en la sonrisa de un ser querido, en la calidez de un abrazo, o en la paz que se siente al contemplar un hermoso atardecer. Permite que estos momentos de felicidad, por pequeños que sean, iluminen tu camino.

MÁS ARTÍCULOS QUE TE PUEDAN INTERESAR

Llorar

A menudo malinterpretado y estigmatizado, el llanto es una forma natural y...

VER ARTÍCULO