Soy Zen

Encontrando el momento perfecto para tu práctica de Yoga: Una guía personalizada

Practicar yoga puede ser una experiencia transformadora que nutre tu mente, cuerpo y alma. Sin embargo, descubrir el momento ideal para hacerlo puede ser todo un desafío. A menudo nos preguntamos: ¿Debería ser por la mañana, al mediodía o tal vez por la noche antes de dormir? ¿Lo hago antes o después de comer? La respuesta no es una talla única que se ajuste a todas; más bien, depende de tu rutina diaria, tu estado mental y cómo te relacionas contigo misma y con el estrés en el día.

Aquí te presento una guía personalizada para ayudarte a encontrar el momento perfecto para tu práctica de yoga:

  1. Conéctate con tu día:

El primer paso para determinar el mejor momento para practicar yoga es identificar cómo se desarrolla tu día típico. ¿Eres una persona madrugadora que se levanta temprano y está lista para enfrentar el mundo? ¿O prefieres tomarte tu tiempo por la mañana y activarte gradualmente? Conocer tu ritmo natural te ayudará a alinear tu práctica de yoga con tu energía y estado de ánimo.

Además vas a poder establecer una meta semanal real, porque la idea es que la práctica se adapte a tí y no al revés. Entonces cuando veas tu agenda de la semana piensa en el tiempo y los días en donde puedes incluir el yoga como parte de tu rutina. Déjalo en tu calendario para que puedas crear un hábito.

  1. Minimiza el estrés:

El yoga es una poderosa herramienta para reducir el estrés y la ansiedad, pero practicarlo en el momento equivocado puede tener el efecto contrario. Si tu día suele estar lleno de actividades estresantes, es importante encontrar un momento para tu práctica de yoga que te permita desconectar y recargar energías. Evita agregar más presión a tu vida eligiendo un momento del día en el que puedas relajarte y centrarte en ti misma. No establezcas metas irreales, una práctica diaria aunque es ideal no siempre es real, no necesitas una hora, hay prácticas de 15 minutos así busca que el yoga se adapte a tu día para no recargarlo.

  1. Evita la autocrítica:

Muchas veces, nos presionamos demasiado para cumplir con nuestras expectativas, incluso en nuestra práctica de yoga. Es importante reconocer que no siempre podemos hacerlo todo y que está bien tomarse un descanso cuando lo necesitamos. Al elegir el momento adecuado para practicar yoga, asegúrate de no contribuir a sentimientos de autocrítica o culpa si no puedes cumplir con tu rutina. Permítete la flexibilidad y la compasión hacia ti mismo.

  1. Encuentra tu ritmo:

Cada persona tiene su propio ritmo natural y preferencias en cuanto al momento del día en el que se siente más conectada consigo misma. Algunas personas encuentran que practicar yoga por la mañana les ayuda a comenzar el día con una sensación de calma y claridad mental. Otros prefieren practicar por la tarde o por la noche para relajarse y liberar el estrés acumulado durante el día. Experimenta con diferentes horarios y observa cómo te sientes en cada uno. Escucha a tu cuerpo y elige el momento que te brinde la mayor sensación de bienestar.

En resumen, no hay una fórmula única para determinar el mejor momento para practicar yoga. Se trata de sintonizar con tu cuerpo, tu mente y tu rutina diaria para encontrar un espacio que te permita conectarte contigo misma sin agregar estrés adicional a tu vida. Escucha tu intuición, experimenta con diferentes horarios y recuerda que lo más importante es encontrar un momento que te haga sentir bien contigo misma.

MÁS ARTÍCULOS QUE TE PUEDAN INTERESAR